M
04 MITO

La AFP se quedan con mi dinero

Todo el ahorro previsional te pertenece. Sin embargo, su uso está destinado, por ley, solo al pago de pensiones. Es por eso, que los fondos tampoco son embargables, es decir, no pueden usarse para financiar otro tipo de deudas.

Es importante que sepas que toda la cotización y la rentabilidad – ganancia que se genera por la inversión del ahorro previsional – es incorporada de manera íntegra en la cuenta individual. Es más, del total acumulado, el 30% corresponde a tu aporte como trabajador y 70%, a la rentabilidad de la inversión gestionada por tu AFP. 

Tu ahorro previsional nunca se pierde, lo que puede variar es la rentabilidad de los fondos. Sin embargo, todos los fondos de pensiones muestran rentabilidades positivas en el largo plazo.
Es el resultado que obtienen tus ahorros al ser invertidos en el mercado financiero. Si la rentabilidad es positiva, los ahorros suben. Dado que el ahorro previsional estará al menos por 30 años acumulándose, es importante que sepas que, aunque a veces hay pérdidas, en el largo plazo la rentabilidad es positiva. Por eso, no es recomendable tomar decisiones apresuradas siguiendo variaciones específicas de los mercados, ocurridas en el corto plazo.
Sí. Las AFP están obligadas por ley a invertir una parte de su propio dinero de la misma forma en que invirtieron los ahorros de los afiliados, para compensarlos en caso de obtener rentabilidades peores que las del resto del sistema, y para incentivarlas a obtener siempre las máximas rentabilidades. Esto se llama encaje y equivale al 1% de los fondos de pensiones que administran y representa el 52% del patrimonio de las AFP.
Además de constituir un respaldo para cumplir las normas sobre rentabilidad mínima, el encaje incentiva a las administradoras de fondos a buscar los mejores rendimientos de rentabilidad. Cabe señalar que, dado el objetivo legal que tiene el encaje, estos fondos no pueden, ni tampoco su rentabilidad, ser retirados por los accionistas de las AFP.
Las utilidades de las AFP provienen, principalmente, del cobro de comisiones mensuales que hacen por la administración y gestión de los servicios previsionales.
Las AFP tienen ganancias tanto por la rentabilidad de su inversión como por la comisión que cobran por administrar el fondo. Por eso, aún cuando la rentabilidad es baja o negativa, la AFP obtiene ganancias.
Las AFP no invierten donde se les antoja. Todos sus movimientos están regulados por la Superintendencia de Pensiones. Durante 2019 un 44% de la inversión se realizó en el extranjero y un 56% en Chile, principalmente en el Estado, bancos y empresas.
Dado que las expectativas y el costo de la vida aumentan, tu ahorro previsional mensual no será suficiente para financiar tu jubilación. Por eso, la inversión previsional surge para multiplicar la cantidad de esos ahorros. Hoy el ahorro previsional de un trabajador está construido por sus cotizaciones obligatorias (que representan un 30% del total) y por la rentabilidad obtenida por dichos fondos a través de la administración y gestión de las AFP (la que alcanza el 70% del total acumulado). Así, por cada $100 que tienes en tu fondo para la jubilación, $70 se han conseguido por el trabajo de inversión de tu AFP.
Por ley, el ahorro previsional es para la vejez. Retirar fondos previsionales para gastos distintos al de financiar pensiones deja a los pensionados en una situación vulnerable, pues el afiliado no tiene la seguridad de contar con dinero para una jubilación permanente.

Sin embargo, actualmente hay distintas iniciativas parlamentarias que buscan autorizar el recalculo de pensiones o retiro de una parte de los fondos en casos de enfermedad terminal que signifique cambios en su expectativa de vida.