R
06 REALIDAD

Las AFP compiten entre sí

Sí, y los ámbitos de competencia son servicio, rentabilidad y comisión. Actualmente siete administradoras integran el sistema, que es regulado por la Superintendencia de Pensiones. Los afiliados pueden cambiarse de administradora cuando lo deseen. De hecho, durante 2019 más de 610 mil afiliados, eligieron esa opción.

Las cotizaciones obligatorias deben hacerse en una sola AFP, pero si un trabajador desea cotizar más del 10% de sus ingresos, para acumular más ahorro y obtener una mejor pensión, puede hacerlo en una cuenta de Ahorro Previsional Voluntario (APV) en cualquier AFP, o bien, otras entidades financieras, bancos, admisnitradora general de fondos.

Las AFP son entidades privadas que tienen como rol gestionar los aportes de los trabajadores para otorgar las prestaciones previsionales durante su etapa de retiro. La Superintendencia de Pensiones es la entidad encargada de regular y fiscalizar el funcionamiento del sistema, y de las instituciones gestoras.
Las AFP administran las inversiones y generan rentabilidad en los fondos de pensión de los trabajadores (en 2019 los fondos de pensión rentaron en promedio un 17%). De esta forma, su gestión complementa el ahorro individual: 7 de cada 10 pesos ahorrados en las cuentas de los trabajadores corresponden a rentabilidad lograda gracias a la gestión de las AFP.

Además, realizan operaciones establecidas como: recaudar cotizaciones previsionales obligatorias y voluntarias; realizar la acreditación en cuentas; administrar cuentas de indemnización de trabajadores de casa particular, de afiliados de AFP e IPS; administrar el proceso de calificación de invalidez; gestionar la cobranza prejudicial y cobranza judicial de cotizaciones por no pago; pagar pensiones de vejez, invalidez y sobrevivencia; pagar beneficios de cuota mortuoria y herencia; pagar subsidios estatales como APS y Pensión Básica Solidaria.
El ahorro previsional se realiza mediante el depósito en una cuenta de AFP de un monto equivalente al 10% de la remuneración o renta imponible del trabajador, más un porcentaje que corresponde a la comisión que cobra la AFP por gestionar esa cuenta y un porcentaje adicional para acceder al Seguro de Invalidez y Sobrevivencia (SIS), el que paga el empleador. El afiliado puede elegir entre distintos tipos de fondos (A, B, C, D y E) para depositar sus cotizaciones, los que varían según su portafolio de inversiones.
Las comisiones son un pago que los afiliados realizan a las AFP por la administración de sus ahorros previsionales, el que financia sus gastos, como la habilitación de sucursales y canales de atención. Actualmente, se cobran como un porcentaje de la renta imponible mensual con tope de UF 74,3.

Es importante señalar que no se cobra ningún tipo de comisión por mantención y administración de los fondos de cotizaciones obligatorias o de los trabajadores dependientes o independientes que no se encuentran cotizando o están cesantes.
La afiliación a una AFP es obligatoria para los trabajadores dependientes e independientes. Se debe realizar cuando se comienza a cotizar.

La decisión de pertenecer a una u otra AFP depende de cada trabajador, quien es libre de elegir la que más le convenga. Sin embargo, a primera vez que el trabajador cotiza se afiliará, por ley, a la AFP que ofrece la menor comisión del mercado considerando la rentabilidad, monto de la comisión y servicios que te ofrece. Actualmente, el nuevo trabajador ingresa a AFP Uno, ya que es la que ofrece la comisión más baja para los afiliados.

La afiliación a una AFP se puede hacer de manera presencial, directamente en la AFP, o través de su sitio web, llenando la Solicitud de Incorporación.